Internacionales - 08.08.2017

Encuentro de bioética en Uruguay

El primer encuentro apuesta a instalar la discusión más allá de médicos e investigadores.
Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Google Plus Compartir en WhatsApp

En el mundo, y en Uruguay, el concepto de bioética nació en torno a las ciencias médicas. Ante adelantos científicos y tecnológicos cada vez más espectaculares, la reflexión ética en biología es imprescindible y va más allá de la medicina. Vale preguntarse sobre los riesgos de hacer videoconsultas médicas, sobre la aprobación de cultivos transgénicos y la aplicación de determinados agroquímicos, sobre cómo se almacenan las bases de datos relativas a la salud o al genoma humano y qué límites tiene el acceso a medicamentos de alto costo. Todo esto será puesto en discusión en el Encuentro Uruguayo de Bioética, que se desarrollará el viernes y el sábado en Montevideo.

Yubarandt Bespali y Juan José Di Génova, de la Comisión de Bioética y Calidad Integral de la Atención de la Salud del Ministerio de Salud Pública (MSP); Raúl Lombardi, del CMU; y Ricardo Ehrlich, del Institut Pasteur de Montevideo explicaron el encuentro. Esas tres instituciones, junto con la Comisión Nacional de Ética en Investigación de la Dirección Nacional de Salud del MSP y la Unidad Académica de Bioética de la Facultad de Medicina de la Universidad de la República, son las organizadoras del Encuentro Uruguayo de Bioética, una instancia que reunirá a investigadores nacionales y extranjeros (inscripciones en www.colegiomedico.org.uy).

Más común de lo que se cree

“Es un concepto amplio de todo lo que es la ética –es decir, simplificando mucho, de todo lo que está bien y lo que está mal– en el terreno de la biología. Se pretende salir de la ética médica y llevar este concepto a un terreno más amplio, el de la biología”, explicó Lombardi. Ehrlich acotó que “es una novedad poner los temas ambientales al lado de los temas de la salud, y eso se engancha con el paradigma actual que promueve la Organización Mundial de la Salud en cuanto a que hay una sola salud: humana, ambiental y animal”. Este encuentro busca tener ese enfoque y por eso reúne a expositores que hablarán sobre el medioambiente. La pluralidad de voces es otra de las metas: habrá expertos en medicina, derecho y hasta un grupo de liceales que reflexionarán en torno a la bioética.

“Todos somos testigos de avances en todas las áreas, que nos cuestionan, nos levantan promesas maravillosas y, al mismo tiempo, despiertan temores. Frente a esas situaciones, hay que apostar a las promesas pero, al mismo tiempo, ser prudentes para manejar los márgenes de incertidumbre, en lo personal y como sociedad. La sociedad requiere normas, y el problema es que estas, que reflejan un consenso en un momento dado, corren detrás de los avances científicos y tecnológicos”, planteó Ehrlich. “Lo que se requiere es una sociedad alerta, una mirada plural que facilite la toma de decisiones social como país y, al mismo tiempo, generar posibilidades de una mínima gobernanza, en el sentido de que la propia sociedad pueda expresarse, que no se exprese solamente por medio de temores, sino que pueda evaluar, pensar los pro y los contra y, al mismo tiempo, desarrollar la educación en todos estos temas para que tanto en lo personal como en lo social no procedamos a partir de informaciones parciales”, puntualizó.

Di Génova relató que se empezó a hablar de bioética como tal hace 45 años, cuando el médico estadounidense Van Rensselaer Potter escribió por primera vez el vocablo en un libro: Bioética: un puente al futuro. “Potter se preguntaba si el avance enorme de las ciencias y la tecnología iba a ser realmente útil para toda la población por igual y si había un aprovechamiento por parte de toda la sociedad”, informó. En Uruguay, el tema “sigue siendo un área reciente, todavía no permea a una gran cantidad de personas; por eso creamos el encuentro, para difundir la bioética más allá de ciertos núcleos”, reafirmó. El segundo objetivo es que en el futuro Uruguay cuente con una comisión nacional de bioética, porque la Comisión de Bioética del MSP solamente aborda el área de la salud humana.

La ética de la investigación con seres humanos y la bioética clínica son las dos vetas más desarrolladas, detalló Bespali. En el área de la investigación, la bioética aborda temas como la dignidad y los derechos de las personas que son sujetos de investigación, el consentimiento informado, los conflictos de interés, los biobancos y la protección de sujetos vulnerables. En el área de bioética clínica se incluyen los derechos de los pacientes, el principio de justicia y el acceso a la atención sanitaria, la relación médico-paciente, el consentimiento informado, la confidencialidad e intimidad (en historias clínicas, en bases de datos), cuestiones de salud mental, estigma y discriminación. La bioética clínica también discute en torno al principio de la vida –reproducción asistida, maternidad subrogada, estatus del embrión, aborto, objeción de conciencia, prematurez extrema, datos genéticos, entre otros– y el final de la vida, en torno al cual se abordan temas como el trasplante de órganos, los cuidados paliativos, la limitación del esfuerzo terapéutico, la voluntad anticipada, la muerte digna.


Fuente: ladiaria.com.uy

 

Otras noticias
El Cladi 2017 reunió a referentes en ingeniería
Orquídeas Nativas del Litoral
Conferencia de Stella Calloni
Unernoticias
Periódico Digital de la Universidad Nacional de Entre Ríos
Portada | Institucional | Facultades | Proyectos | EDUNER | Radio | Cultura | Becas | Internacionales | Contacto
La UNER en Facebook La UNER en Twitter La UNER en Youtube La UNER en Flickr