Internacionales - 21.06.2017

Microdepartamentos en japón

Las viviendas son del tamaño de un espacio para estacionar un auto en un edificio.
Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Google Plus Compartir en WhatsApp

Con una entrada revestida de mármol, balcones con hermosas vistas y una decoración moderna y elegante, el edificio de Donny Chan es el tipo de torre en el que sueña vivir todo profesional joven de Hong Kong.

Chan, de 39 años, sin embargo, pasa el menor tiempo posible en su departamento porque tienen apenas 18 metros cuadrados. Su diminuta vivienda del tamaño de un espacio para estacionar un auto en un edificio con un ostentoso nombre, High One, es parte de una creciente tendencia: la construcción de edificios con microdepartamentos, pequeños incluso para los parámetros Hong Kong, una urbe costosísima acostumbrada a las propiedades diminutas.

"Cada vez que entro, me siendo como un gato encerrado en una caja", comentó Chan, director artístico de una firma fabricante de equipos médicos. Para evitar volver a su claustrofóbico departamentito, juega al básquetbol o al bádminton, va al cine o a bares de karaoke, se reúne con amigos o visita a su familia. "Me voy a caminar a centros comerciales hasta que cierran", admite.

En Hong Kong se construyen edificios con departamentos cada vez más pequeños para los compradores de clase media, a menudo tan diminutos que les dicen "unidades para mosquitos". Hay quienes los ridiculizan y los ofrecen como un ejemplo de lo inflado que está el mercado de bienes raíces y de la creciente desigualdad de Hong Kong.

El boom de los microdepartamentos sigue una tendencia al minimalismo que se observa también en Estados Unidos y otros países desarrollados. La diferencia es que en Hong Kong la gente vive en esas unidades pequeñas no por elección propia sino porque no tiene otra opción. Chan se instaló en una de ellas tras separarse de su esposa el año pasado. Vio una veintena de departamentos durante tres semanas, todos más caros, más lejos de su trabajo o en peores condiciones.

Cuando irrumpieron en el mercado, los compradores acapararon estos microdepartamentos para alquilarlos, pues les daban ganancias por encima del promedio. El gobierno intervino para controlar los precios y la demanda ahora es de gente que necesita un sitio donde vivir, según Ingred Cheh, jefa de investigaciones de Jones Lang Lasalle.

Los precios de las propiedades son tan caros que quienes viven en unidades del tamaño de una celda pueden considerarse afortunados, de acuerdo con Edward You, un legislador que representa a arquitectos y tasadores.

El dueño del departamento de Chan pagó 500.000 dólares por esa unidad en el 2015. Chan paga un alquiler de 1.300 dólares el mes, que representan un tercio de su sueldo. Dice que jamás compraría una propiedad de esas dimensiones. Y que si comprase algo más grande, "estaría pagándolo el resto de mis días".

Fuente: infobae.com
Otras noticias
El Cladi 2017 reunió a referentes en ingeniería
Orquídeas Nativas del Litoral
Conferencia de Stella Calloni
Unernoticias
Periódico Digital de la Universidad Nacional de Entre Ríos
Portada | Institucional | Facultades | Proyectos | EDUNER | Radio | Cultura | Becas | Internacionales | Contacto
La UNER en Facebook La UNER en Twitter La UNER en Youtube La UNER en Flickr