Internacionales - 25.04.2017

Un solución ecológica para el plástico

Descubren que el gusano de la cera es capaz de biodegradar plástico.
Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Google Plus Compartir en WhatsApp
Un gusano sobre una bolsa de plástico.
Un gusano sobre una bolsa de plástico.
Federica Bertocchini, investigadora del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha encontrado una posible solución natural a la degradación del plástico. Bertocchini ha descubierto que los gusanos de cera, que se alimentan habitualmente de miel y cera de los panales de abejas, son también capaces de degradar este plástico.

Su descubrimiento se produjo de manera casual. La investigadora, aficionada a la apicultura, descubrió un día que sus panales estaban llenos de unos gusanos que se alimentaban de la miel y cera de sus abejas. Para limpiar el panal, colocó los gusanos en una bolsa de plástico y los dejó en una habitación. Al volver a esa estancia, vio que los insectos se habían escapado de la bolsa a pesar de estar cerrada y comenzó un proyecto para comprobar que habían sido ellos mismos quienes habían hecho los agujeros.

Los resultados de esta investigación del CSIC, en colaboración con Paolo Bombelli y Chris Howe de la Universidad de Cambridge, se han publicado en el último número de la revista Current Biology
El problema del plástico es mundial. Hace poco conocíamos que las corrientes oceánicas arrastran toneladas de microplásticos desde las cosas del Atlántico Norte hasta las aguas del Ártico. Y es que la resistencia de este material, su difícil eliminación y nuestra gran dependencia hacen que, en la actualidad, podamos encontrar restos por todas partes.

El polietileno, en concreto, es uno de los materiales plásticos que se emplean para la fabricación de envases alimenticios o bolsas de la compra. De media, cada persona utiliza al año unas 230 bolsas de plástico, generando más de 100.000 toneladas anuales de este tipo de residuos. Y como consecuencia, cada año se producen en todo el mundo unas 80 millones de toneladas de este resistente material.

A pesar de las ventajas que ofrece, el politetileno tiene un principal inconveniente: su lenta degradación. Una bolsa de plástico tarda unos 100 años en desaparecer, ya que están fabricadas con polietileno de baja densidad. En el caso de las más densas y resistentes, pueden tardar hasta 400 años.

Fuente: elmundo.es
Otras noticias
V Jornadas de Educación e Igualdad
Curricularización de la Extensión en Gchú y Oro Verde
Taller de Crónicas Periodísticas
Unernoticias
Periódico Digital de la Universidad Nacional de Entre Ríos
Portada | Institucional | Facultades | Proyectos | EDUNER | Radio | Cultura | Becas | Internacionales | Contacto
La UNER en Facebook La UNER en Twitter La UNER en Youtube La UNER en Flickr