Entrevista a Lucía Ariza

Medicina reproductiva en Argentina

Ariza es socióloga e investigadora y publicó un trabajo sobre solidaridad en la medicina reproductiva.
Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Google Plus Compartir en WhatsApp

UNER NOTICIAS entrevistó a *Lucía Ariza quien recientemente escribió en Ciencia, Docencia y Tecnología, publicación de la UNER, un artículo sobre el Consentimiento Informado como productor de solidaridad en la medicina reproductiva, un aspecto que se ha desarrollado aceleradamente en los últimos años.

-Son varias las investigaciones llevadas a cabo sobre esta temática…
Sí, inclusive ocupa los contenidos de mi doctorado. Uno de los trabajos se propuso indagar sobre los factores de la decisión respecto de recurrir, o no, a un tratamiento reproductivo como respuesta a la infertilidad, entre mujeres con dificultades para concebir que habitaban el Área Metropolitana de Buenos Aires, en Argentina. En el marco de esa investigación, se entendió por tecnologías reproductivas al conjunto de técnicas que hace posibles que las personas tengan hijos por medios que involucran, en general, aunque no siempre, algún grado de vínculo biológico. Estas técnicas constituyen un campo interdisciplinario, principalmente compuesto por la medicina y la biologia, clínicas y experimentales.
Dado que el objetivo inicial del relevamiento fue analizar los factores que coadyuvaban en la decisión a favor o en contra de un tratamiento reproductivo, se planteó explorar no sólo las disposiciones hacia la medicina, hacia la maternidad y hacia la tecnología, sino también cuáles habían sido las experiencias con la infertilidad o dificultad para concebir de las mujeres entrevistadas.

Técnicas para lograr la concepción
En Argentina se utilizan todas las técnicas actualmente disponibles para lograr la concepción con ayuda médica. Éstas incluyen técnicas de baja complejidad (paradigmáticamente, la inseminación artificial con o sin donante de esperma), y las de alta complejidad (fertilización in vitro [FIV], inyección
intracitomplasmática de espermatozoide [ICSI], transferencia intratubaria de gametas [GIFT] y transferencia de ovocitos microinyectados [TOMI]), todas las cuales pueden ser utilizadas tanto con gametas homólogas como con donadas. La enorme mayoría de los tratamientos son, sin embargo, FIV o ICSI. Esta última técnica fue utilizada entre el 60% a 80% de los casos totales de cada año, en el período 2004-2010 (RAFA - Registro Argentino de Fertilización Asistida)

-En la Revista de la UNER, el abordaje se centra en el intercambio de óvulos por una suma de dinero…
La cuestión del intercambio de óvulos suscita visiones cruzadas y fuertes tensiones entre su acepción en tanto compraventa, y su significado de acto solidario. En el artículo, se argumenta que la donación de ovocitos es el resultado de un largo proceso de producción y negociación a través del cual los óvulos se vuelven efectivamente donados, esto es, entidades de transmisión de una intencionalidad solidaria y altruista que –se propondrá– no preexiste a la donación sino que por el contrario la produce como tal. En este sentido, el intercambio de gametos es regulado por una serie de mecanismos médico-administrativos que contribuyen a la performación del intercambio de óvulos por dinero como el acto socialmente valuado de donar.

En el texto, se examina el uso de una serie de dispositivos médicos, administrativos, legales y promocionales, entre los cuales destaca el consentimiento informado (CI), usados en la clínica de fertilidad y en esferas afines a esta, como la legal para el caso de la donación de óvulos. En estos ámbitos, el CI tiene el propósito de informar a donantes y receptores de los procedimientos a realizarse, así como de los riesgos, responsabilidades y exenciones a la obligación legal que conlleva el uso de gametos donados.

-Existe otro enfoque en tus investigaciones que desarrolla el abordaje de óvulos en Argentina…
Precisamente, reflexionamos sobre el cuidado de la salud de las mujeres, que “donan” óvulos, en el tratamiento médico de fertilidad. Con este objetivo se analiza el uso de dos dispositivos clínicos –las llamadas medidas bioestadísticas y los registros de donación– a través de los cuales la medicina reproductiva busca controlar la cantidad de veces que una mujer dona óvulos, con el objeto de prevenir dos riesgos distintos que serían un incremento en la probabilidad de consanguineidad y un perjuicio para su salud.
Cabe mencionar, que estos dispositivos están más centrados en la prevención del riesgo de endogamia que en la reducción del riesgo para la salud de las mujeres donantes, por lo que el perjuicio para la salud de las mujeres donantes no está adecuadamente monitoreado. Paradójicamente, las formas en las cuales se implementan tales dispositivos implican la aparición de nuevos riesgos para la salud de las mujeres.

-¿Qué interpretación hacen de la ley 26.862?
Pese a los más de treinta años de existencia de la reproducción asistida en Argentina, este campo fue regulado a nivel nacional muy recientemente, en junio de 2013, con la ley 26.862 de reproducción Médicamente Asistida. Esta legislación garantiza el acceso integral a los tratamientos reproductivos a través del sistema público y privado, sin restricciones por orientación sexual, edad o estado civil.

Pese a su espíritu democrático y al apoyo que recibió por parte de amplios sectores de la sociedad, principalmente organizaciones de personas con dificultades reproductivas y grupos de activismo lésbico, gay, travesti, transexual, transgénero, bisexual, e intersexual, la ley y su reglamentación definieron solo a grandes rasgos, o evitaron definir, aspectos importantes de la aplicación de las tecnologías reproductivas.

-¿Por ejemplo?
Interesa, en particular, la implementación de bancos públicos de gametos y de un registro central de donantes, cuya ausencia afecta, en última instancia, la auténtica realización del ímpetu democrático de la ley y menoscaba, de hecho, los derechos de las personas al uso de las tecnologías reproductivas otorgados por la legislación. A su vez, la aplicación efectiva de esta ley dista, en ciertos aspectos, respecto de lo previsto en la medida en que los sectores sin cobertura médica (obra social o empresa de medicina prepaga) no pueden acceder en muchos sitios a los tratamientos de manera gratuita. Asimismo, se han reportado dilaciones y negativas por parte de algunos proveedores de salud para la cobertura total de los tratamientos, en especial, en el acceso a estudios, diagnósticos, cobertura de la medicación, etc.
Al mismo tiempo, varias responsabilidades conferidas por la ley a organismos nacionales, con el objetivo de dar cumplimiento a lo previsto, no han sido asumidas -como es la mencionada creación de un registro central de donantes-.

-En la investigación hacen hincapié en la necesidad de una efectiva regulación en los procesos de donación…
Precisamente, el trabajo analizó el uso de dos dispositivos sociotécnicos- medidas bioestadísticas y registros clínicos de donación-, para la regulación de dos riesgos que emergen, en la visión médica reproductiva, del uso de gametos (óvulos) donados. Estos riesgos son la probabilidad de que personas procreadas a partir de la misma donante “se encuentren y se casen” en el futuro, así como la posibilidad de que la salud de las mujeres donantes se vea afectada por el hecho de donar.
En cuanto a las medidas bioestadísticas, se demostró que si bien la retórica sobre la importancia de la variación biológica es ubicua en la medicina reproductiva argentina, promoviendo el entendimiento generalizado de que es importante prevenir el riesgo de encuentro de dos “medio-hermanos”, existen también otras preocupaciones, menos explícitas pero, sin embargo, también presentes, entre los profesionales del campo.
Estas preocupaciones son, efectivamente, la posibilidad de dañar la salud de las mujeres donantes, en especial, en lo relativo a su probabilidad de contraer cáncer y a su fertilidad futura. La presencia de estos dos riesgos incita a la utilización de dos tipos de medidas de control distintas: una medida poblacional, matemáticamente derivada y abstracta, que regula la probabilidad de encuentro de personas con los mismos ancestros, y una medida individual, empíricamente derivada de unos pocos estudios en mujeres concretas, que indica un límite de donaciones hasta el cual se ha mostrado que no existen mayores riesgos para las mujeres.
En la práctica médica, sin embargo, resulta muy difícil utilizar estas medidas de forma combinada. Esto implica que ambas medidas son aleatoriamente utilizadas -según qué pase primero-. Sin embargo, ya que cada medida intenta controlar un tipo de riesgo distinto, y dada la imposibilidad de regular dos riesgos simultáneamente, el resultado es que, en ocasiones, la medida poblacional es utilizada para controlar el riesgo para la salud de las mujeres, y la medida individual utilizada para regular el riesgo genético.

Para destacar:
La Ley Nº 26.862 de "Acceso integral a los procedimientos y técnicas médico-asistenciales de reproducción médicamente asistida" data del año 2013 en Argentina. La misma y su reglamentación, persiguen cubrir la necesidad de ser madres o padres a aquellas personas que no pueden procrear por medios naturales. Esta nueva legislación contempla de manera igualitaria e inclusiva los derechos de toda persona a la paternidad/maternidad y a formar una familia, reconocidos por la Constitución Nacional y Tratados Internacionales de rango constitucional.
La Ley establece que tienen derecho a las prestaciones de reproducción médicamente asistida todas las personas, mayores de edad, sin discriminación o exclusión de acuerdo a su orientación sexual o estado civil. El sector público de la salud, las obras sociales reguladas y otras entidades de la seguridad social incorporarán como prestaciones obligatorias y a brindar a sus afiliados o beneficiarios, la cobertura integral de las técnicas de reproducción médicamente asistida. La cobertura garantizada en la reglamentación se basa en los criterios establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS) con un enfoque integral e interdisciplinario del abordaje, el diagnóstico, los medicamentos, las terapias de apoyo y las técnicas de reproducción médicamente asistida de baja y de alta complejidad.
En caso de que en la técnica de reproducción asistida se requieran gametos donados, la donación nunca tendrá carácter lucrativo o comercial. Podría decirse que esta ley no impone restricciones, es amplia ya que contempla la mayoría de los tratamientos, pero sigue dejando un vacío legal para tratamientos con la subrogación uterina (alquiler de vientre) que no es mencionada, ni en la propia ley ni en el nuevo Código Civil.


*Lucía Ariza es Socióloga (UBA), Magister en Sociología de la Cultura y Análisis Cultural (IAES/ UNSAM) y Doctora en Sociología (Goldsmiths, University of London). Actualmente se desempeña como investigadora independiente del Instituto de Investigaciones Gino Germani (UBA).

Contacto: lucia.ariza@gmail.com

Otras Entrevistas
Inclusión del test rápido para VIH y Sífilis
Jornadas de accesibilidad
Discapacidad y Salud Mental: Ciclo de encuentros en Paraná
Unernoticias
Periódico Digital de la Universidad Nacional de Entre Ríos
Portada | Institucional | Facultades | Proyectos | EDUNER | Radio | Cultura | Becas | Internacionales | Contacto
La UNER en Facebook La UNER en Twitter La UNER en Youtube La UNER en Flickr