Entrevista a Carlos Cottaro

Adicciones y Reinserción Laboral

En la Facultad de Ciencias de la Salud de nuestra Universidad, se llevó a cabo una charla sobre Prevención de Adicciones, Seguimiento y Reinserción Laboral.
Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Google Plus Compartir en WhatsApp

Carlos Cottaro
En la Facultad de Ciencias de la Salud de nuestra Universidad, se llevó a cabo una charla sobre “Prevención de Adicciones, Seguimiento y Reinserción Laboral” a cargo de Carlos Cottaro, Operador Terapéutico de la Asociación del Personal Legislativo de la Nación -APL-. UNER NOTICIAS entrevistó a Cottaro, quien se destaca por un trabajo cotidiano en los distintos espacios, tanto del sector legislativo, como de instituciones que convocan este tipo de encuentros para abordar la problemática.

-¿Cómo surge la iniciativa de trabajar en Prevención de Adicciones?
Soy empleado del Congreso desde el año 1992. Empezamos este trabajo con Gladys Benítez y Ariel Corso en la Secretaría de la Mujer. No quería que mis compañeros pasen por lo mismo que pasé yo cuando estaba en el consumo. Realmente, cuando estaba con la adicción activa, me hubiese ayudado mucho contar con un lugar de contención y de orientación a compañeros adictos. Lamentablemente no existía. Recuerdo que cuando ingresé al Congreso recién empezaba a consumir, tenía 18 años y creía que lo podía controlar. Durante 20 años de trabajo estuve con la enfermedad activa, tuve muchísimas internaciones pero cuando terminaba mi tratamiento volvía al mismo lugar y esto me llevó a perder prácticamente todo. Allí decidí comprometerme a trabajar en serio en este tema, dado que es de vida o muerte.

-Es valioso que se haya conformado una Secretaría de Prevención de las Adicciones…
Antes, el tema de las Adicciones en el Congreso, era solamente manejado por psiquiatras y psicólogos con muy buena intención, pero lamentablemente, no había experiencia en recuperación, ya que no se planteaba un seguimiento y sólo se resolvía lo urgente. En el 2013 se conformó un equipo interdisciplinario, nos reunimos semanalmente y hablamos del presente de cada paciente, uno por uno, hasta ahora son más de 100 los que pasaron por este sistema. Hoy es un orgullo para nosotros tener un lugar en esa mesa y participar en la recuperación y reinserción laboral de nuestros compañeros.

-¿Cómo se plantea la dinámica de trabajo en el Área?
Realizamos visitas periódicas a los compañeros que están internados, esto lo ejecutamos con el equipo de la Secretaría para ver cómo evolucionan. Muchos devenidos en la recuperación, se han recibido de Operadores en Adicciones y Acompañantes Terapéuticos. Es un trabajo minucioso y muy comprometido. En sectores como Biblioteca y Diputados, nos manejamos con psicólogas del Departamento Médico que atienden a los compañeros a través de la firma de un consentimiento asistido, posibilitando al trabajador reinsertarse en su trabajo y efectuarle un seguimiento semanal y quincenal. En esa reunión se habla sobre su reinserción laboral, si está cómodo, y si realmente se siente integrado. En el Senado, estamos trabajando muy bien con la Subdirectora de Medicina Laboral la Licenciada Margarita Obon, y con respecto a la Imprenta, nos encontramos en proceso de organización.

-Una pequeña reflexión sobre tu adicción y recuperación…
Cuando estaba en consumo no tenía conciencia de la enfermedad. Por otra parte, no disponíamos de la información que existe ahora sobre adicciones. Recuerdo que en ese momento estaba de moda el Programa Andrés, también era el auge de los psiquiátricos y las granjas… La realidad es que siempre sentí que me faltó algo, yo probé todos los sistemas. De todos puedo decir que incorporé herramientas útiles, pero siempre faltó algo. Y ese algo que me faltó es que nunca, en ningún lugar de los que estuve, me dijeron que tenía una enfermedad, que la tenía que tratar diariamente. Esto lo entendí con el tiempo, en Despertar a la Vida. Ahí me recuperé con amor, comprendí que tenía que renunciar a mis amigos de la esquina; a la idea de que podía tomar alcohol; a la idea de que la marihuana- si la controlaba- no me iba a hacer daño. Una vez que renuncié a todo esto pude cambiar mi vida. A partir de ese momento acepté que tenía una enfermedad y que no me iba a curar, pero que me podía recuperar.

-Más allá de tu experiencia personal, hiciste muchas capacitaciones para ayudar…
Sí, me capacité en Prevención de Adicciones, hice el Curso de Operador Socio terapéutico y otro de Coordinador Grupal. Después, fui un año a la Universidad de Salud Pública donde realicé la Diplomatura en Prevención de Adiciones en el Ámbito Laboral. Y por último, hice el Curso de Operador de Calle, ya que ese fue el lugar donde terminé viviendo 67 días a causa de esta enfermedad. La formación me ofrece los elementos para involucrarme en la recuperación de quien hoy es adicto. Cuando veo un compañero que se está recuperando, quiero tratar de convencerlo de que la recuperación es un proceso, y que lo más lindo de esa etapa es transitar este proceso con alegrías, con tristezas, pero fundamentalmente transitarlo limpio. Tratar de que entienda que en este proceso entra en juego el crecimiento personal, el crecimiento espiritual, empezar a creer que no solamente podemos vivir sin drogas, sino también que podemos tener una mejor calidad de vida, trabajando nuestras relaciones en el ámbito laboral, con nuestros amigos, nuestra relación de pareja y con nuestros hijos. Hay que entender que no existen soluciones mágicas, sino que hay que ser amigo del tiempo. La enfermedad es lenta y progresiva, lo mismo ocurre con la recuperación.

-La Asociación del Personal Legislativo- con respecto a reinserción laboral del adicto- cumple una función muy importante…
Crece en el abordaje de la problemática dentro del ámbito laboral y aún más con la creación de la Secretaría de Promoción para la Prevención de Adicciones, porque hace una apertura del tema en el ámbito legislativo y da lugar también al acompañamiento, contención y guía para los que padecen la adicción activa y para su familia. Hoy pensamos en un criterio más orientado a lo que llamamos el impacto de las adicciones en el ámbito laboral, donde el acento está puesto más en el trabajador y en las condiciones que rodean y, eventualmente, afectan su desempeño. Para nuestro gremio, el ámbito laboral es el ámbito de la reinserción laboral. El lugar de trabajo de una persona que padece el uso problemática de sustancias no es un espacio de discriminación. Debe ser un espacio de reinserción. Un espacio de recuperación del valor de las relaciones con los compañeros, del respeto y de la responsabilidad hacía uno mismo y hacía los demás, de confianza, de amor por el lugar de trabajo y con la certeza de sentirse apoyado y contenido por los compañeros. Para decirlo de un modo sencillo, si se trabaja desde el gremio para crear las condiciones de estabilidad, confort, salariales, para que los trabajadores puedan desempeñar sus tareas de la mejor manera posible, también se trabaja para que, en aquellos casos de compañeros con problemas de consumo de sustancias, encuentren en APL la ayuda y contención necesarias. Es un orgullo entonces, que APL sea reconocido como uno de los gremios pioneros en la adopción de políticas activas en prevención de adicciones.

-Cuales son las Áreas que sostiene la Secretaría y las funciones que cumplen…
Por un lado tenemos, Asuntos Terapéuticos, que se encarga de todo lo referente a la internación del compañero, hasta que le dan el alta y se reinserta en su ámbito laboral. El Área de Prevención de Adicciones, se encarga de organizar eventos informativos, de dictar talleres para delegados y difundir información útil a través de las redes sociales. El Área de Enlace con la Ciudadanía, genera diferentes iniciativas para propiciar nuevos mecanismos de apertura a la sociedad. La idea de este espacio es estar en sintonía con la política de APL, aparte de ser un sindicato legislativo, entendemos que es un sindicato abierto a la ciudadanía. En estos momentos, llevamos adelante el Programa de Concientización Juvenil, a través del cual brindamos charlas en diferentes colegios del país. En este punto, es donde tenemos como objetivo llegar a las Universidades para hacer prevención. Por último, tenemos el Área de Planificación y Gestión de Proyectos, donde se organiza todo el trabajo de la Secretaría y se arman todos los proyectos que llevamos adelante.

Contexto actual
Es sabido que en las últimas décadas el crecimiento del consumo de sustancias psicoactivas ha ido en incesante crecimiento. Ese fenómeno, que en un principio era atribuido a sectores juveniles vinculados con los movimientos de vanguardia en la música y en la cultura, se fue extendiendo a otros sectores y grupos etarios. Con el correr del tiempo ya no fueron solamente los jóvenes, sino que el consumo se fue diseminando en todos los estamentos independientemente de las condiciones sociales y económicas. Por otro lado, el consumo de sustancias se fue haciendo cada vez más precoz. La edad de inicio en el acceso a las drogas es cada vez menor. También la perspectiva del consumo cambió. Y de ser una práctica tolerada socialmente y vista como inocua para la vida de la sociedad, de a poco se fue mostrando que se trataba de un problema inmanejable y con consecuencias nefastas para la salud de las personas y de la sociedad en general. Como problema de salud que es, el tema del consumo de drogas hizo que se multiplicaran los lugares de tratamiento y se plantearan innumerables estrategias de prevención.

-Finalmente, hacías referencia a la codependencia…
La codependencia es un concepto central para entender la dinámica del actor del consumo problemático de sustancias al que, usualmente, llamamos adicto. Para decirlo en términos sencillos, es aquella persona que va a sostener al adicto. Pero aquí no se refiere al apoyo, la comprensión o al acompañamiento; sostener aquí es hablar de una conducta inconsciente que apunta a mantener el síntoma, favorecer los patrones de conducta disfuncionales propios del comportamiento adictivo. Es hacerse adicto al adicto. La sustancia de la adicción del codependiente es el adicto. La codependencia puede darse en cualquier persona que esté en contacto con otro que presente consumo problemático de sustancias, ya sea un familiar, un amigo, un compañero. La persona codependiente se caracteriza por tener dificultades en distinguir sus propias necesidades de las de los demás. Tiene predisposición a hacerse cargo, responsable, de las necesidades del otro y tiende a satisfacerlas. Usualmente se dedican a cuidar al adicto y se involucran exageradamente en sus vidas; en el afán de protegerlos, entran en un juego de culpa y control, encubriendo y minimizando la conducta adictiva. Desde luego que este tipo de conductas se dan, en general, en el marco de lo que se denominan familias disfuncionales, en el sentido que se caracterizan por modelos de comportamiento relacionados con la negación y los límites difusos. Son, en general, sobreprotectoras, rígidas y permisivas. Por ello es tan importante que en el momento en que se plantea el tratamiento de una adicción para un miembro de una familia, es el grupo familiar entero el que debe comprometerse con el mismo. El adicto es un emergente del malestar familiar.

“Los sueños a lo que habíamos renunciado hace tiempo, hoy son realidad…”
Contacto: Carlos Cottaro Secretario de Programación para la Prevención de Adicciones, APL carlosadriancottaro@gmail.com
Otras Entrevistas
Extensionistas Universitarios en Mendoza
Semana Internacional en Ciencias Económicas
Seminario de Posgrado en Bromatología
Unernoticias
Periódico Digital de la Universidad Nacional de Entre Ríos
Portada | Institucional | Facultades | Proyectos | EDUNER | Radio | Cultura | Becas | Internacionales | Contacto
La UNER en Facebook La UNER en Twitter La UNER en Youtube La UNER en Flickr